Facebook Twitter Google +1     Admin

Periodismo especializado. ¿Una fase superior?

20061107061921-miriam.jpg

Doctora Miriam Rodríguez Betancourt,

Profesora Consultante de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Según la mayoría de los estudiosos, el Periodismo Especializado surge en Estados Unidos hacia la década del sesenta del pasado siglo en áreas como salud, medioambiente y economía doméstica.

Algunos afirman que pertenece a los años 50.  El reconocido profesor José Luis Martínez Albertos,  asegura que "hasta los años posteriores a la II Guerra Mundial, era inexistente en los periódicos la llamada crónica científica.  Sólo existía -precisa- una cierta tradición periodística fuertemente especializada en el campo de la información económica" (1).

José María Sanmartí, que clasifica el P.E. como fase superior del Periodismo Interpretativo,  opina que de este último derivan el periodismo especializado, el de investigación, el de precisión, el de servicio y el local (2).

Pero la  fecha exacta de su nacimiento como tal corriente o tendencia importa menos que las causas por las cuales surgió.  Respecto a una de ellas, sobre todo, concuerdan sus principales teóricos: los nuevos intereses de los receptores.

Otras son la fuerte competencia en el mercado mediático y el desarrollo y extensión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) que aceleran la especialización periodística.

El avance tecnológico, a su vez, demanda mayor capacitación y expertización de los emisores (3), y la competencia aviva las exigencias de las audiencias, cada vez más selectivas ante la superabundancia de informaciones y canales.
Se teje de este modo una compleja relación causa-efecto en el entorno global de la comunicación justamente en una época que va abandonando y superando la era de la cultura de  masas  para dar paso a la convivencia de modelos comunicativos diferentes, como indican los especialistas.

Las audiencias, ahora "selectivas y segmentadas" (4), requieren explicaciones de la naturaleza de los hechos, asuntos y temas; no les interesa únicamente qué ocurrió y qué puede ocurrir en el futuro, también cuáles son los antecedentes y qué opinan los expertos.
 
Para satisfacer estas exigencias, propias de un receptor obligado a seleccionar sólo lo que le es útil de una información que le cae encima en forma indiscriminada y abrumadora, se necesita un profesional "capaz de traducir a un lenguaje divulgativo y fácilmente comprensible para todos la cada vez mayor complejidad política, económica, cultural, demográfica, social y humana que caracteriza a las sociedades modernas". (5)

Bien lo previó James Reston hace ya varias décadas:

"El futuro de la información depende de comunicar inteligentemente lo que está sucediendo en el mundo,  el mundo es cada vez más complicado, no se puede comunicar meramente la verdad literal, hay que explicarla".

BUSCANDO UNA DEFINICIÓN

Muchas y variadas son las definiciones y aun las denominaciones sobre Periodismo Especializado, al que indistintamente se le llama también  Especialización Periodística e Información Periodística Especializada, término este último que nos parece el más adecuado puesto que incluye a los reporteros y no sólo a los articulistas, generalmente considerados expertos por emitir opiniones in extenso en torno a ámbitos específicos.

La diferencia de clasificaciones y descripciones revela, de entrada, que debe andarse con cuidado  por estos predios porque no todo lo que en ellos brilla  responde a lo que debe ser entendido como producto de tal hacer periodístico caracterizado, como atributo esencial, por el tratamiento riguroso que, sobre un determinado ámbito, realiza un periodista especializado. Al mismo tiempo, la "indefinición sobre las definiciones" muestra, como ha dicho Múñoz-Torres, que se trata de una tarea pendiente.

Coinciden varios estudiosos, sin embargo,  en que este tipo de trabajo es una tendencia del Periodismo contemporáneo (6). Francisco Esteve apunta, incluso, que "junto con las innovaciones tecnológicas, (la Especialización Periodística) es uno de los fenómenos más significativos del Periodismo actual (7). 

Por su parte, Montse Quesada, la profesora de la Universidad catalana Pompeu Fabra, pondera las cualidades del Periodismo Especializado, al que ella llama también Información Periodística Especializada, subrayando, asimismo, su importancia.

Ella destaca que esta modalidad profesional es capaz de explicar no solo el qué, sino sobre todo el porqué de los hechos, las consecuencias que ello puede significar, y "qué es lo que no ocurrió, aunque tal vez debiera haber ocurrido" (8).

Por similares  razones, otros autores  hacen equivaler el P.E. a la Información de Calidad o a la Información de Profundidad.

Héctor Borrat destaca que esta manera de producir textos periodísticos se caracteriza por "la coherencia interna de esos textos, la correspondencia de sus afirmaciones con la realidad, y la pertinencia de los conceptos, las categorías y los modelos de análisis aplicados, fuere cual fuere el tipo de texto y el tipo de lenguaje escogidos, el tipo de periódicos y el tipo de audiencia". (9)
Cabe detenerse en la anterior afirmación de Borrat en tanto ya está puntualizando que no sólo determina  el tipo de texto, lenguaje, publicación y audiencia para catalogar un trabajo como Periodismo Especializado.

Muñoz-Torres considera que los criterios válidos para calificar a un texto periodístico como especializado no pueden basarse en los criterios formales, sino sustantivos.(10).  No porque lo escriba un especialista o porque aparezca en un medio especializado, automáticamente se  debe considerar un texto  propio de este tipo de Periodismo.

Borrat está de acuerdo con ello cuando concluye  que "el criterio último de especialización son los textos" (11).  Hay que analizar el tema, el contenido y los enunciados de carácter informativo para el correcto criterio de clasificación.
También es necesario distinguir en los modos de hacer si se aplica minuciosamente la metodología periodística de investigación, como recuerda  Quesada; la actitud evaluativa y de opinión, las fuentes utilizadas, la contextualización, entre otros aspectos definitorios (12).

Para ganar claridad en cuanto a la autenticidad de los trabajos que responden al P.E. vale la pena recordar sus diferencias con el llamado Periodismo Generalista o Presentista. Mientras este se guía fundamentalmente por el concepto de noticiabilidad, que tributa en primer lugar a la actualidad  y a la información emergente, aquel se empeña en trascender la inmediatez y el conocimiento básico.

El carácter diario, dice Concha Edo,  impone un ‘culto a la rapidez' que dificulta la capacidad de llegar a todos los asuntos y la posibilidad de tratarlos con la profundidad y el detalle que requiere un público diversificado e inteligente. (13).

Por el contrario, el P.E. no cultiva la rutina  propia del diarismo, de la información orientada a satisfacer la curiosidad inicial. Al "ir más allá",  profundiza un saber específico desde el rigor del conocimiento y el análisis, sin olvidar jamás, como expresión que se genera a partir de la profesión periodística, los intereses del público y los condicionamientos del medio por el que se trasmite.

Muñoz-Torres lo explica claramente cuando se refiere a la distinción entre un texto científico y uno periodístico: lo que los diferencia es el enfoque.

"El periodista especializado no busca conocer una rama del saber como lo haría un especialista, sino en la medida en que tal saber puede y debe ser objeto de información periodística por su interés para la sociedad" (14).

A ello se subordinan el estilo y el  lenguaje, la perspectiva de comunicación del texto, su presentación y ubicación espacial o temporal, según el canal; la selección de las fuentes, los métodos de investigación, entre los elementos técnico-profesionales más importantes.

Frente al efecto igualatorio en el tratamiento de las noticias que produce el Periodismo Generalista (15), el P.E. o la Información Periodística Especializada, posibilita una mirada  diferenciadora,  singular, lo que significa el aporte de "una nueva función sintetizadora" (16).

Otra función que se atribuye al P.E.  es la de "servir de puente entre cada especialidad y la audiencia, así como entre las distintas especializaciones entre sí" (l7) como forma de contrarrestar la tendencia al aislamiento provocado por la excesiva especialización que convierte a cada investigador y a cada área en territorios independientes y excluyentes.

COMO DEBE SER

Los trabajos pertenecientes a este modo de hacer  siempre deben buscar un equilibrio, lo que pudiéramos llamar un "término medio" porque tanto la super especialización como su insuficiencia puede alejar a los receptores.

Por supuesto, el periodista especializado debe tener un conocimiento sólido de la materia a la que se dedica y, en medida similar, de las técnicas periodísticas para expresarla. Son muchos, y bien convincentes, los ejemplos de quienes, conocedores indudables de un tema, no pueden atraer la atención y el interés de los públicos por desconocer los códigos comunicativos del Periodismo.

No se trata, por cierto, de que el periodista especializado sepa tanto de la materia en cuestión como un experto-aunque en varias áreas pueda llegar a serlo-sino que, como método, acuda a fuentes de primera mano para elaborar su información.

Igualmente importante resulta la contrastación de fuentes, no depender de una sola y mucho menos si esa es la institucional. Las fuentes protagónicas y/o especializadas son claves por cuanto ofrecen información testimonial y crítica indispensable.


La documentación del tema, es decir, el relacionar la noticia o el asunto con sus antecedentes mediatos, constituye una premisa del periodismo especializado.  Sólo así, con esta búsqueda de los orígenes más que de los elementos del entorno visible, el receptor estará en condiciones de conocer el contexto de la información, y esto sólo puede hacerlo un periodista especializado.

Utilizar técnicas documentales ha dejado de ser terreno exclusivo del documentalista. Hoy en día, un periodista, sobre todo el especializado, está obligado a conocer y emplear estas técnicas para hacer su trabajo integral,  y para hacerlo también de modo más independiente.

La labor de documentar el tema requiere de mayor tiempo que el empleado por el periodismo generalista que prioriza, ante todo, la rapidez en el proceso de selección, elaboración y presentación de la información, no por insuficiencias técnicas sino debido a los ritmos urgentes de producción.

Para el periodismo especializado, el rigor de la investigación está por encima del rigor de la urgencia noticiosa. El objeto de este tipo de periodismo no es llegar primero, sino llegar con la mejor información, la más completa y profunda, por ello, como es obvio, no puede depender de los estándares usuales espacio-temporales del periodismo generalista.

LA FORMACIÓN: ESTE PERIODISTA SE HACE

Si para otros trabajos periodísticos las habilidades profesionales tal vez  puedan adquirirse de modo empírico, con el autoestudio y el talento personal, en el P.E. es  prácticamente indispensable que  quienes lo ejercen reciban una preparación sistémica, formalizada.

Por otra parte, como advierte José María Sanmartí (18) "el proceso de especialización se está acelerando, lo cual exige perfeccionar aún más los métodos periodísticos para poder dar la visión global de la noticia y no quedarse en el detalle, la anécdota, el fragmento o la superficie".

Por eso Núñez Ladeveze  afirma:"Un  periodismo al servicio de necesidades públicas o de las necesidades derivadas de la difusión del conocimiento es completamente distinto y requiere una formación intelectual mucho más exigente que un periodismo orientado a satisfacer las necesidades de entretenimiento o a alimentar la propensión a la pasividad de las grandes audiencias" (19)

La vía más reconocida para la formación del periodista especializado se inscribe en el nivel superior de estudio. En reciente artículo, el periodista cubano Carlos González afirma que desde la educación de pre-grado se perfila la expertización, complementada en la etapa postgraduada con cursos de distinto nivel. (20).

González cita en su trabajo al investigador Pedro Ortiz Simarro,  quien asevera que la formación del periodista especializado "no implica una parcelación de su conocimiento (...) sino que se trata de un valor añadido a su saber profesional" (21).

Pero sí se encuentran criterios contrapuestos en los enfoques de los programas y de los contenidos de estudio, así como también en la denominación de la asignatura,  a la que se bautiza como Periodismo Especializado, Prensa Especializada, Información Periodística Especializada y Especialización Periodística.

A MODO DE  CONCLUSIONES

Después de este somero recorrido que ha intentado abarcar aspectos históricos, conceptuales e instrumentales del Periodismo Especializado, cabe formular algunas reflexiones finales sin pretensión de última palabra:

1.- La cada vez más fuerte competencia entre los medios, la espectacular evolución  de las TICs, el acelerado avance de la especialización científica y el surgimiento de audiencias selectivas se encuentran entre las principales causas del nacimiento y desarrollo del Periodismo Especializado.

2.- El Periodismo Especializado deviene una tendencia del Periodismo Contemporáneo en tanto responde a las exigencias de los receptores que necesitan informaciones particularizadas, rigurosas, completas, elaboradas por profesionales con conocimientos sólidos de las materias que abordan.

3.- Esta tendencia seguirá creciendo y desarrollándose; muchos aseguran que dada la superabundancia de información generadas por las Nuevas Tecnologías, se hace cada vez más necesaria una información especializada que responda a las exigencias de los receptores. No son pocos los que avizoran que el Periodismo Especializado es el Periodismo del futuro, que representa la información periodística de calidad frente a la espectacularización informativa que ni atiende ni explica los complejos problemas del mundo actual.

4.- Para determinar si un texto responde a este tipo de práctica, debe analizarse esencialmente la perspectiva desde la cual ha sido elaborado-enfoque que privilegia el interés que para la sociedad tiene la divulgación de ese conocimiento--; los métodos investigativos empleados para lograr el rigor de los contenidos, y el objeto o tema de los mensajes.

5.- A su función tradicional de puentes entre los públicos y las especialidad, y entre cada una de estas, se añade la función sintetizadora "para hacer frente a la actual atomización informativa producida por una superabundancia de conocimientos y saberes (22) y la de "contrarrestar los efectos perversos del especialismo a través de una adecuada divulgación del conocimiento". (23) 

6.- El periodista especializado no tiene, necesariamente, que ser o llegar a ser un experto en la materia, como el mismo científico que la estudia o produce.  Le basta con devenir un interlocutor válido para los especialistas.

7.- El periodista especializado debe facilitar el conocimiento más riguroso del tema empleando un lenguaje que pueda ser fácilmente decodificado por los receptores.

8.- El periodista especializado tiene que conocer y documentar  ampliamente el asunto y  área que trata, y en la misma medida dominar las técnicas de información  que posibiliten una recepción efectiva de su mensaje en los términos profesionales que caracterizan la comunicación periodística: claridad, comprensión, amenidad, completitud.

9.- El Periodismo Generalista y el Periodismo Especializado no se excluyen entre sí, ni son antagónicos: se complementan.

10.- Corresponde al periodista especializado una formación del máximo nivel tanto en el área objeto de su tratamiento publicístico como en  los conocimientos teórico-prácticos de carácter profesional.


Notas bibliográficas.

1.- Martínez Albertos, José Luis  (citado por Múñoz Torres, Juan Ramón. "Clarificaciones conceptuales sobre Información Periodística Especializada" en Introducción a la Comunicación y la Información,  Barcelona, Editorial Arial, S.A., Galdón, Gabriel (coordinador), 200l: p.l60

2.- Sanmartí, José María  "Más allá de la noticia: el Periodismo Interpretativo" en Redacción para periodistas: informar e interpretar,  Barcelona, Editorial Ariel, S.A., Cantavella, José; Serrano, Francisco (coordinadores) 2004; p, 337.

3.- Esteve Ramírez, Francisco, citado por González Carlos. "Especialización  en el Periodismo, una tendencia en el mundo de hoy" en Tendencias del Periodismo Contemporáneo,  La Habana, Editorial Pablo, Rodríguez Betancourt, Miriam (coordinadora), 2OO5, p. 8l. 

4.- Tuñón, Amparo, citada por por González, Carlos, op.cit. p.82

5.- Quesada, Montserrat. "Periodismo Especializado" en Galdón, G. op.cit. p.126

6.- González, Carlos op.cit

7.- Esteve Ramírez, F.  en González, Carlos, op.cit. p. 82

8.- Quesada, M. en Galdón, G. ob.cit. p.128

9.- Borrat, Héctor citado por Múñoz Torres, J. en Galdón Gabriel, G. op.cit.p.l69

10.- Múñoz-Torres, Juan R. en Galdón, G. op. cit. p,169

11.- Borrat, H. en Galdón, G. op.cit. p.l69

12.- Quesada, M. en Galdón, G. op.cit.p. l32

13.- Edo, Concha. "Las revistas e Internet como soportes del periodismo especializado y la divulgación en Estudios sobre el mensaje periodístico, número 5, Universidad Complutense, Madrid, 1994 p. 79

14.- Múnoz Torres, J. R. en Galdón. G. op.cit. p. 170

15.- Edo. C, op.cit. p.79

16.- Esteve, F. en  Quesada, M. op. cit p.29

17.- Sanmartín, J.M.  en Cantavella, J., Serrano, F op.cit. p.337

18.- ibidem

19.- Núñez Ladéveze,  Luis  El periodismo desde un enfoque interdisciplinar, en Redacción para periodistas: informar e interpretar, Juan Cantavella, José Francisco Serrano, coordinadores, Editorial Ariel, S.A. Barcelona, 2004 p. 25

20.- González, C  op. cit.

21.- Ortiz Simarro, Pedro  en González, C. op. cit. p.83

22.- Esteve, F. en Galdón. G. op.cit. p. 129

23.- Múñoz Torres, J. R. en Galdón, G. op.cit. p.175

Comentarios > Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris